Los Fundamentos, la Filosofía y La Enseñanza Clásica. Artículo 1

Cuando definimos la macrobiótica, la definimos como una filosofía y/o estilo de vida basado en la naturaleza y comprendido mediante el yin y el yang. Esta definición pude ser y es correcta según desde el prisma que se haya realizado o más bien desde la “realidad” que lo vive. Todo puede ser real y no ser Verdadero, más en este mundo relativo, es decir, que algo que ahora es real para ti mañana puede que no lo sea. TODO CAMBIA. Esta es una máxima de la filosofía Macrobiótica. La única constante es el cambio. Queramos o no, lo único que retiene algo impasible en el tiempo, y que además nos atrapa, es la mente.

Esta pequeña entrada era para haceros ver que tan importantes son los fundamentos en una vía, fundamentos que iremos entendiendo e integrando poco a poco y con la experiencia y la ayuda, sobre todo, de alguien que ya los haya experimentado antes que nosotros/as, esa es la Verdadera enseñanza y la transmisión tradicional donde el tiempo y el dinero no son un límite y el único límite es el que la persona pone en su proceso personal, único e intransferible.

Una enseñanza clásica difiere de las demás en muchos aspectos, pero uno de ellos es el de la filosofía. Antes de nada uno o una debe desarrollar su virtud, la moral y la ética. Si la enseñanza no apunta hacia el conocimiento de la persona y , por ende, a la unión del corazón-mente, esta se desvirtuará y con ello e lugar desde donde se realiza y a donde llegará. Una buena enseñanza debe darse como un buen cocido, lentamente, sin prisa pero sin pausa, con paciencia, con compromiso y determinación con una transmutación constante.
Por todo esto, personalmente, defino la Macrobiótica como una vía, una vía para encontrarnos a nosotros/as mismos/as y ayudar a encontrarse a los demás. La vías son para recorrerlas y para que uno religue con su naturaleza más primigenia y puede llegar a Ser quien Verdaderamente es. Pero para ello es inevitable que conozcamos su fundamentos y los practiquemos desde la COHERENCIA, y estos desarrollaran en nosotros la FILOSOFIA que nos dotará de una ÉTICA y MORAL.
Una persona sin fundamentos es como un puerto sin faro, como un barco a la deriva. La filosofía nos va a proporcionar una ética y una moral que nos va ayudar a entender la vida y nos dará la dirección necesaria para dirigirnos a donde Verdaderamente debemos hacerlo, dejando caer paso a paso todo lo podrido en nosotros/as.
Antes comenzar a prender a alimentarnos de una manera o, por lo menos mientras lo hacemos, deberíamos ir bien acompañados por la filosofía y SOBRE TODO, ser COHERENTES con ella. Todo ello nos hará ser honrados y honradas. Nos acercará al desarrollo de la virtud que nos dé la Verdadera libertad.

2

Mi experiencia me dice que comer de una determinada manera no nos proporciona la
verdadera libertad, quizás si salud, pero no la Verdadera libertad. La libertad y el desarrollo de
la virtud vendrán de la aplicación coherente que hagamos de la ética y de la moral que nos
proporcionan nuestros fundamentos en cada aspecto de nuestra vida, ya que la alquimia es
constante y no puede separarse de cada acción que realicemos.
Cuando realmente sintamos que estamos aplicando los fundamentos tanto en nuestra manera
de comer, de comportarnos con los demás, de cómo llevamos a cabo nuestros proyectos,
trabajos, relaciones, etc… entonces es cuando realmente estaremos recorriendo la vía.
Cuidado que esto no implica no errar, error y corrección van unidos de la mano y siempre nos
ayudarán a avanzar, siempre y cuando no quedemos atrapados/as en la batalla del tan
malintencionadamente divulgado axioma de lo bueno y de lo malo, de lo correcto y de lo
incorrecto, del pecador y la pecadora.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *