El Espíritu de la Macrobiótica nº2

Continuamos mostrándoos el espíritu de la Macrobiótica, en esta ocasión vamos con el segundo precepto, Non-Credo.

2. Non-Credo: Las cosas que se aprenden mentalmente se olvidan, las que se vivencian se comprenden y jamás se olvidan, son para ti para siempre.

A muchas personas les gusta este punto, sobre todo a las más yang y rebeldes, a las que se creen que más libres son, las que se rebelan ante todo porque para ellas todo es una imposición y no se arrodillan ante nada y ante nadie, pero a la vez son las que más se atrapan en sí mismas, ya que la persona que busca libertad es porque no se siente libre.

Non-Credo significa que no debes creerte nada de lo que te digan, debes experimentarlo por ti mismo/a, ya que cada persona de un mismo suceso saca diferentes conclusiones y aprendizajes, siempre condicionados por el momento en el que su Yo se encuentra.

Non-Credo significa pensar lo necesario y pasar a la acción. Los cosas se comprenden e interiorizan desde la experiencia no desde una idea o creencia. La Macrobiótica debe ser experiencial, debe ser vivida y para eso debemos plantearnos y replantearnos, errar y acertar, ubicar y reubicar, ya que es una trasmutación continua.

Non-Credo significa plantearte que si lo que ves es lo Real o si la interpretación de lo que ves es la única posible o la mejor, aunque así lo pienses, no te lo creas.

Non-Credo significa incluso preguntarte a ti mismo/a si realmente eres quien crees ser. Si realmente eres como te comportas, si tus palabras realmente son el espejo de lo que sientes y piensas.

Si deseas recorrer tu propio camino para llegar a ser tu mismo/a, Non-Credo. La única dificultad que encontraras es que el no creerte nada y experimentar por ti mismo/a te conducirá a la acción y a la toma de responsabilidad, por eso cuesta tanto llevar a cabo este precepto. Nos cuesta tomar responsabilidades, tenemos miedo a errar, a la crítica, al rechazo, por eso en cuanto nos cuestionan nos tambaleamos o cambiamos fácilmente de opinión, porque no lo hemos experimentado, no hemos trabajado lo suficiente o, porque la mente se ha quedado atrapada en el conocimiento y en el miedo, en el simple deseo de ser alguien, pero el deseo debe ser llevado a buen puerto para que el deseo no se quede solo en deseo y

no se convierta en pesadilla. Debes convocar al Dios Ares que habita en ti y forjar el hierro interno para blandir una espada que te señalará la dirección correcta y que si fuera necesario será utilizada con virtud y el valor sereno del guerrero/a y arrebatará la vida, si fuere necesario, de todo aquello sin ser existe.

Si quieres ser libre, ¡¡NON-CREDO!!

Un abrazo y felices prácticas

Egoitz

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *