Fundamentos Macrobióticos nº3

Seguimos explicando el espíritu de la macrobiótica, el tercer precepto es el siguiente:

  • Seamos nuestros propios maestros/as: el verdadero aprendizaje, el que nunca se olvida y se recuerda para siempre es el que se hace desde uno/a mismo/a. Es aquel que te dirige a ser tu mismo/a, sin condiciones.  Es decir, todo lo contrario a la que sea hace y hacia dónde se dirige hoy en día la educación. Cada persona debe mirar a dentro y re-reconocerse, siendo así su propio maestro o maestra. Es una labor ardua, larga, constante y llena de  perseverancia. Donde indudablemente deberemos primero reconocer y aceptar nuestros límites, para viajar a lo ilimitado, a lo que siempre  ha sido, es y será. Esta labor es sencilla y complicada a la vez, por ello a veces precisa de guía, un maestro o maestra, con más experiencia que nosotros/as, por lo menos en la vía que escojamos para recorrer. Esto implica claro está, practicar, sin duda, los dos preceptos anteriormente explicados. Por un lado Tener Fe, en este caso entregarnos a la vía y confiar en el maestro o maestra. Y por otro, aplicar el non-credo, es decir, entregarnos, tener fe, pero practicar todo aquello cuanto nos enseñan. Es fácil en la enseñanza caer en muchas trampas y una de ellas es en la crítica hacia el maestro o maestra. Muchas veces me encuentro este tipo de actitudes, por ejemplo con personas que no aceptan el liderazgo, que buscan la  libertad, pero se hacen presas así mismas, ya que nadie les ha dicho que no son libres. Y muchas de ellas, a la vez, desean ser líderes, sin duda, son manifestaciones de un arquetipo que deben solucionar. Por otro lado están las que esperan del maestro o maestra una persona perfecta, nuevamente un error, ya que depositan su responsabilidad en alguien y eso no debe hacerse, quieren que otra persona sea lo que ellas no son y encima les digan cómo serlo. Cada persona debe aprender todo lo que pueda de su maestro o maestra, no oponer resistencia y seguir avanzando y si ve algo malo en él o ella es responsabilidad de cambiarlo en sí misma, sin necesidad de que el maestro o maestra cambie. Esto es lo que nos conduce a nuestra maestría interior. Todo el mundo quiere ser maestro o maestra, libre, pero nadie quiere responsabilidades ni desprenderse de todo aquello donde este atrapado/a. Un buen maestro/a más allá de aprender unos contenidos,  te dirigirá a que comprendes esto y a liberarte de ella misma, comprendiendo  de que el mejor maestro/a esta en ti. Si comprendemos las leyes del universo, yin existe gracias a yang y gracias a yin, por ello el maestro/a lo puede ser gracias al alumno/a y el alumno/a lo puede ser gracias al maestro/a, sólo que yang dirige y da la dirección y yin le sigue a la vez que lo nutre. Si no entendemos esto ¿ Para qué queremos que alguien nos enseñe ? Hay personas todavía que se piensan que por pagar tienen derecho a todo, ¡Que miseria esta! Las cosas se van entregando de maestro/a discípulo/a por dos motivos, uno, porque el alumno/a se muestra apto para ello y dos, si, porque el maestro/ así lo decide.  Si no confías que en quién te dirige vaya obrar de corazón desconfía de ti mismo, pero no denigres aquello que se te entrega. Sólo puede saber esto la persona que ha pasado por ello y sólo sabe esto la que se ha atrevido a corregir. ¡Porque qué crees sino que se puede reconocer en otro/a y ayudarlo a reconducir!

¡Despierta, no puedo enseñarte lo que deseas como deseas, sólo lo que sé cómo se!

Así lo he entendido yo, así lo he aprendido y sigo aprendiendo yo, gracias a maestros y maestras que he tenido y que tengo, maestros imperfectos de una gran talla como Manu Moreno, Fernando Lasa, Joxe Luis Arizala, Álvaro Remiro, Dr. Lee y todos mis alumnos/as que no dejan de enseñarme.

Los Maestros/as señalan una dirección, y los iniciados/as la siguen. En ese recorrer a veces hacen avergonzarte de ti mismo/a, de tus estupideces, te hacen reconducirte, reiniciarte, abandonar la enseñanza, volver a ella, pero gracias a ellos/as podemos liberarnos y seguir creciendo cada vez más libres y sabios/as. Y cuando conectamos con ellos/as lo estamos para siempre, incluso en la distancia.

Pero todo lleva su proceso y su tiempo.  Iniciado/a, no tengas prisa. Todo comienza con un deseo, pero en el recorrido muchas veces cambia, no el deseo, sino desde donde surge, no cambia el objetivo, sino desde donde parto hacia él y en el camino, no queda otra que perseverar, trabajar, arduamente, ubicarse y reubicarse, aprender y desaprender, soltar.

Encontrar a vuestro propio maestro/a, desde la calma, el respeto, la perseverancia.

Un abrazo


Egoitz

El Espíritu de la Macrobiótica nº2

Continuamos mostrándoos el espíritu de la Macrobiótica, en esta ocasión vamos con el segundo precepto, Non-Credo.

2. Non-Credo: Las cosas que se aprenden mentalmente se olvidan, las que se vivencian se comprenden y jamás se olvidan, son para ti para siempre.

A muchas personas les gusta este punto, sobre todo a las más yang y rebeldes, a las que se creen que más libres son, las que se rebelan ante todo porque para ellas todo es una imposición y no se arrodillan ante nada y ante nadie, pero a la vez son las que más se atrapan en sí mismas, ya que la persona que busca libertad es porque no se siente libre.

Non-Credo significa que no debes creerte nada de lo que te digan, debes experimentarlo por ti mismo/a, ya que cada persona de un mismo suceso saca diferentes conclusiones y aprendizajes, siempre condicionados por el momento en el que su Yo se encuentra.

Non-Credo significa pensar lo necesario y pasar a la acción. Los cosas se comprenden e interiorizan desde la experiencia no desde una idea o creencia. La Macrobiótica debe ser experiencial, debe ser vivida y para eso debemos plantearnos y replantearnos, errar y acertar, ubicar y reubicar, ya que es una trasmutación continua.

Non-Credo significa plantearte que si lo que ves es lo Real o si la interpretación de lo que ves es la única posible o la mejor, aunque así lo pienses, no te lo creas.

Non-Credo significa incluso preguntarte a ti mismo/a si realmente eres quien crees ser. Si realmente eres como te comportas, si tus palabras realmente son el espejo de lo que sientes y piensas.

Si deseas recorrer tu propio camino para llegar a ser tu mismo/a, Non-Credo. La única dificultad que encontraras es que el no creerte nada y experimentar por ti mismo/a te conducirá a la acción y a la toma de responsabilidad, por eso cuesta tanto llevar a cabo este precepto. Nos cuesta tomar responsabilidades, tenemos miedo a errar, a la crítica, al rechazo, por eso en cuanto nos cuestionan nos tambaleamos o cambiamos fácilmente de opinión, porque no lo hemos experimentado, no hemos trabajado lo suficiente o, porque la mente se ha quedado atrapada en el conocimiento y en el miedo, en el simple deseo de ser alguien, pero el deseo debe ser llevado a buen puerto para que el deseo no se quede solo en deseo y

no se convierta en pesadilla. Debes convocar al Dios Ares que habita en ti y forjar el hierro interno para blandir una espada que te señalará la dirección correcta y que si fuera necesario será utilizada con virtud y el valor sereno del guerrero/a y arrebatará la vida, si fuere necesario, de todo aquello sin ser existe.

Si quieres ser libre, ¡¡NON-CREDO!!

Un abrazo y felices prácticas

Egoitz

El Espíritu de la Macrobiótica nº1

En una serie de 9 artículos intentaré explicaros cual es mi visión del espíritu de la Macrobiótica, base fundamental para toda persona practicante de este arte, la Macrobiótica.

1. Fe incondicional en el Orden del Universo: para entender este punto primero deberíamos definir que es la Fe. La Fe es entrega, entregarte a la Realidad. Esa Realidad se manifiesta en nosotros/as y fuera de nosotros/as a cada momento y a cada instante. ¿Como ? Mediante un orden, lo que definimos como Orden del Universo.

El Macrocosmos ( Universo – Cielo ) se Manifiesta en el Microcosmos ( Tierra – Ser Humano ) continuamente mediante la dynamis universal, yin y yang, expansión y contracción, disolución y coagulación. Esta dynamis universal originaria del Uno infinito, genera dos polos y un movimiento.

El Uno Infinito ( Yang – Inmaterial ) en su necesidad de manifestarse se va coagulando hasta manifestarse en su opuesto ( Yin – Materia ), pasando por un proceso de 7 etapas denominado por Oshawa como Espiral de la vida. La interacción del polo positivo (yang – Cielo ) y el negativo (yin – Tierra ) generan un tercer principio, chung ( Ser Humano ).

El primer principio YANG representa el espíritu, el segundo principio YIN representa la materia y el tercer principio CHUNG representa la energía. De este modo los 3 principios residen en el ser Humano en lo que llamamos los Tres Campos de Cinabrio a modo de espíritu, energía y cuerpo material. Ellos conforman la Unidad.

Una vez creada la materia ( más o menos densa ) El Ki o energía se mueve de un lado a otro mediante esta dynamis continua generando diferentes tipos de Ki conocidos como los 4 tipos de Ki o energía, madre de las 4 estaciones y de todos los elementos que en ellas se generan.

Estos movimientos y elementos más yin y más yang se presentan ante nosotros/as mostrándonos la Realidad y como esta funciona. De este modo, desarrollando la Fe en el Orden del Universo y observando el comportamiento de la naturaleza podremos recrear ese Orden en nosotros y nosotras, aplicando esas leyes en nuestra alimentación, hábitos y paradigma, para conectar con nuestra verdadera Esencia y alcanzar lo que Oshawa llamaba el 7º nivel de consciencia.

Cuando desconectamos de la naturaleza y del Orden del Universo perdemos la Fe y nos alejamos de nosotros/as mismos/as y de la Verdad.

Observar pues la naturaleza, con fe. Observar su comportamiento. Observar vuestra naturaleza, con fe. Observar vuestro comportamiento.

Buenas prácticas

Egoitz

Desarrollar la perseverancia ¿ Para que ?

Toda vía tradicional conduce a la persona a su propio conocimiento y le acerca a la Verdad. Pero toda vía debe ser recorrida, sin prisa y con constancia. Cuando nos iniciamos en una vía, debemos hacerlo de corazón si queremos que esa vía nos lleve a buen puerto. Para ello se precisa de un maestro o maestra, alguien como nosotros/as pero con más experiencia, para que apunte donde Uno/a debe dirigirse y no pierda de vista el faro. Por experiencia propia, es muy necesario tener a alguien a si a tu lado, por lo menos en los inicios y hasta que te diriges en la dirección correcta. Pero tan importante o más importante que el maestro o la maestra es la persona que recorre la vía, es decir, tú. Tu actitud, desde donde comienzas las cosas, hacia donde las diriges, pero sobre todo entregarte a la vía, a la tradición, abrazarla para que pueda surgir aquello que debe, no aquello que deseas.

Para ello es muy importante que practiques la vía y en ella la virtud, el desapego, gobernar los deseos, gobernar la ira, el miedo, la pereza. Tú tienes que ser la persona que gobierne el barco. Pero esto no se consigue de la noche a la mañana. Se consigue con perseverancia, con sacrificio, saboreando lo bueno y lo malo y atravesando cada dificultad que nos encontremos en el camino. No debemos huir a la mínima dificultad, no debemos esperar el menor “error” de la persona que nos guía para justificar nuestra impotencia. No debemos agradecer las dificultades ya que estas nos impulsan. Pero eso se hace sin prisa y con perseverancia.

Recuerdo que en mi practica dentro del Yi Chuan los primeros años el primer desafío fue conseguir practicar a diario, hoy en día los desafíos son otros, pero no han llegado hasta que he conseguido practicar diariamente, a pesar de las tormentas tanto externas como internas. Perseverancia, tiempo, práctica, eso es lo que necesitamos. Muchas veces lo intentaba dejar, buscando alguna excusa para no seguir su práctica, pero había algo que siempre me llamaba, que me atrapo.  Las dudas no se disiparon hasta que me entrega a la práctica, cosa que me hizo abandonar otras cosas, que eran de mi gusto. Pero no podían ir de la mano, tenía que soltar para poder ser, cada vez más quién soy. Eso me producía miedo, rabia, dudas, nervios, pero no había pastillas ni gotas para su alivio, el único remedio era rendirse, soltar y entregarse. Una vez dad estos paso, todo se desvanece en la nada, porque de la nada surgieron gracias a nuestra mente.

Para entender y desarrollar una vía hay que mirar la vida con sus gafas y eso requiere de tiempo y práctica, de constancia. Si quieres entender y practicar la vía macrobiótica debes ponerte las lentes macrobióticas, no pensar como una persona macrobiótica y actuar desde otro paradigma, no, debes mirar las cosas de una manera concreta y actuar de una manera concreta, dentro de tu propia historia, claro está. Este es uno de los mayores retos, buscar la coherencia mediante la unión de nuestros pensamientos y nuestros actos. Esto implica, claro está, abdicar de ciertas cosas, soltar, dejar atrás, como decía Epicteto ” El deseo y la libertad no pueden ir unidos”. Pero nos cuesta mucho y como vivimos en una continua doble contrariedad ( entre lo que me gustaría y lo que realmente hago ) dejo de ser perseverante y no avanzo. Anda cambiando constantemente, de nido en nido, de flor en flor, de técnica en técnica. Así puede que sepa más cosas, pero la comprensión siempre será limitada.

Perseverancia es lo que se necesita, tiempo y constancia. En la vía macrobiótica las dificultades nos gustan, nos atraen, porque desde nuestro paradigma sabemos que nos son más que limites donde nos hemos quedado atrapados/as y atravesando esos límites profundizamos en la vía y en nosotros/as. Pero, volvemos a repetir, necesitamos perseverancia, práctica, práctica, tiempo, constancia y coherencia.

Muchas veces me encuentro a alumnos y alumnas que se quejan si tienen que hacer trabajos, presentar proyectos, estudiar, los pagos, los viajes u otras cosas. Y en mi recuerdo aparecen todo los esfuerzos que realice y sigo realizando, por eso se que esos límites los pone cada uno/a. A las personas no les gustan los límites, menos cuando ellos/as las ponen.  En los estudios muchas veces a los alumnos/as les cuesta estudiar, entregarse a la vía, porque ello implica ganar cosas pero perder otras también. A veces lo quieren ya, rápido, porque quieren cambiar de vida y entonces se van a hacer formaciones rápidas y no recorren la vía. Es una opción, pero no hay profundidad. Y realmente es una doble contrariedad cuando hacemos esto, porque después desean después trabajar enseñando y ayudando otras personas rápidamente. Pero uno/a no puede enseñar algo que no posee. Cuando alguien se inicia así en una vía desea la miel, pero no recoger el polen ¿ Pero cómo hacer algo en otro que no eres capaz de hacer en ti? Conozco este deseo, porque una vez en mi hábito. Mi consejo es que te rindas a la Verdad, a lo que ya sabes, porque lo que ahora no haces lo tendrás que hacer más tarde. Para atravesar esto la persona debe renunciar a algo, rendirse y entregarse, aceptar, ser coherente ( lo máximo posible ) y ser perseverante, constante y activa. No se puede abrir una puerta sin cerrar la anterior. Pero que nadie se sienta mal, esto es parte de nuestro trabajo, de nuestro proceso.

Si queréis Ser quien verdaderamente sois. Si deseáis ser libres y felices perseverar en ello. No lo seáis desde la mente. No seáis espiritualistas voladores/as. Si queréis espiritualidad, empezad por ser coherentes, aceptaros como sois, aceptad a los demás como son, aunque piensen diferente. No penséis en ver ángeles o guardianes, no esperéis ver la luz. Crear la luz mediante la perseverancia logrando la verdadera aceptación y paz con todo lo que os rodea, atravesando las dificultades en todo aquello que se manifiesta en vuestro alrededor, no desde la mente, sino desde la acción cotidiana, día a día. En el momento de abandonar hacerlo sin ningún tipo de remordimiento, en el momento de sacar la espada blandirla si miedo a mancharos de sangre. Nada es bueno y nada es malo, cada cosa tiene su momento y su lugar.

Perseverancia, Perseverancia, Perseverancia.

Tiempo, tiempo, tiempo.

Constancia, constancia, constancia.

Buenas prácticas

Egoitz

¿Que debe comer el Ser Humano?

Cada vez se nos hace más difícil saber qué comer. Vivimos en la era de la información, donde Mercurio hace que transiten las cosas de un lado para otro a una velocidad de vértigo. Ahora los cereales integrales, leguminosas, semillas y frutos secos son malos por el ácido fítico y las lectinas. Ahora la carne no es tan mala como antes, ni los lácteos si son fermentados y provienen de animales alimentados naturalmente.  ¿Necesitamos comer las verduras y frutas crudas o cocinadas? Unas personas dicen que sí y otras que no. ¿ Porque tantas dudas? ¿ Porque tanto cambios en mi alimentación ? ¡Menudo popurrí!

Este popurrí esta causado porque queremos elegir lo que comer basándonos en una idea, una hipótesis, en lo que otros piensan y no en lo que podemos observar y en lo que sentimos.

Cierto es que jamás podremos alimentarnos de la misma manera, nuestra alimentación cambiará según el día, la estación, nuestra condición, etc… Debemos aprender a alimentarnos para ser libres y alimentarnos sin ningún tipo de prejuicio, atravesando todo tipo de juicio conceptual, incluso ideológico y filosófico. os mostraré aquí brevemente cual es mi visión macrobiótica de la alimentación.

Nada es por casualidad, la casualidad no existe, pero si la causalidad. Para abrazar la libertad en nuestra manera de alimentarnos debemos observar, dentro y fuera. Primeramente observemos dentro:

NUESTRA FISIOLÓGIA

Debemos observar que nuestro organismo y sistema digestivo han sido diseñados por el Cielo de una forma concreta para que nos alimentemos de una forma concreta. Claro está, debemos tener Fe en aquello que se manifiesta ante nuestro ojos,  aquí y ahora, y si dejamos nuestra mente lo más tranquila posible veremos que tenemos una fisiológica que nos indica perfectamente que debemos comer, incluso en que proporciones. Por ejemplo, los y las zoólogas para saber cómo y de que se alimenta una especie animal estudia la fisiología de su sistema digestivo y su hábitat  ¿ Lógico verdad? No se fijan si toman un 30% de proteína y 50 % de carbohidratos o un 20% de grasa, no. Y tampoco pienso que eso les importe a un chimpancé o a una cacatúa cuando tengan hambre. Instintivamente y viviendo en su hábitat, ya saben que tienen que comer y lo hacen sin ningún tipo de impedimento más que la dificultad que encuentren en la naturaleza o en su propia presa. Los que dudamos somos los humanos, intentando encontrar la piedra Filosofal de la alimentación en una partícula o nutriente de un Todo. Vayamos adelante:

  • Los dientes

Nuestros dientes nos indican el que y en qué proporción deberíamos alimentarnos. Los humanos tenemos 32 piezas dentales 20 de las cuales son molares y premolares para moler y machacar cereales, tubérculos, raíces, legumbres, frutos y semillas. Tenemos 8 incisivos que utilizamos para cortar frutas y verduras y 4 colmillos para desgarrar carne. Si simplificamos esta fórmula tenemos la proporción de 5-2-1, lo que nos dice que la base de nuestra alimentación deben de ser cereales integrales, frutos, legumbres, tubérculos, raíces y semillas. Es curioso, pero nuestra fisiología nos indica que los alimentos que en más proporción debemos tomar tienen estas características tan importantes:

1-Son los alimentos más equilibrados en cuanto a nutrientes y energía.

2-Son los únicos alimentos que puede generar de sí mismos una nueva vida, por lo  que son los que más energía vital nos proporcionan.

3-Son los alimentos que más nos enraízan y que nos ayudan a generar estructura.

Después las verduras y frutas ocupan el segundo lugar y en el tercero, y que en menor medida debemos consumir son los alimentos animales. Es bien simple, tan simple que nuestras creencias o falta de seguridad lo cuestionan y dirigen nuestra atención fuera de la realidad y de lo que se manifiesta en la naturaleza y en nosotros/as.

  • Los intestinos

Nuestros intestinos son más largos que las de los animales carnívoros y más cortos que los de los herbívoros. Los animales que comen carne digieren rápidamente la carne y eliminan rápidamente los residuos de esta y no dan lugar a que se descompongan, sin embargo nuestro intestinos no son aptos para esto por lo que la ingesta de carne debería de ser limitada, ya que si no pueden darse putrefacciones y el exceso la grasa saturada y de proteína animal pueden dañar nuestras paredes intestinales ( digamos que son materiales no bien digeridos de ese alimentos que se convierten en basura que daña nuestros intestinos ). Los alimentos de origen animal crean una excesiva densidad y excesivo calor en la parte baja de nuestro organismo, un yang muy muy fuerte, que puede desencadenar fuertes desequilibrios (ya que yang evapora a yin ) de ahí que sólo necesitemos de una pequeña cantidad. Mucha cantidad generaría un gran desequilibrio yin y yang en el organismo con todo lo que conlleva.

Por otro lado nuestros intestinos para funcionar correctamente y para que la flora se mantenga correctamente precisan de la fibra vegetal, otra pista que nos indica que nuestra base alimentaria debe ser de origen vegetal. Un exceso de alimento animal y una falta de fibra, haran colapsar nuestros intestinos e hígado ( los alimentos ricos en fibra tienen tropismo con la madera, fuerza que gobierna el H-VB ), ya que la fibra hace que estos funcionen correctamente y los alimentos ricos en fibra ayudan a la eliminación de los residuos ( o sales infectas, tártaro o putrefacciones ) que se dan en el proceso digestivo y sobre todo de los alimentos de origen animal. Por otro lado los alimentos ricos en fibra son de origen vegetal y tienen una naturaleza más yin, fresca y húmeda,  que la de los animales por lo que compensan ese exceso de energía yang de los alimentos animales ( más calientes y secos ). Por ello, debemos consumirlos en pequeña cantidad y siempre acompañados de una gran cantidad de alimentos ricos en fibra como las hojas verdes, nabos, rábanos  o zanahorias ( equilibrar ese exceso de yang extremo con una buena cantidad de yin de calidad ). Las personas de condición muy yang y con un pasado de gran consumo de producto animal se benefician generalmente de una alimentación vegana o cuasi vegana aunque la transición suele ser mejor hacerlo poco a poco.

Pero cuidado que al igual que el exceso de yang fuerte como el de por ejemplo la carne, un exceso de alientos vegetales sin ser preparados debidamente también puede generar problemas y dar a un exceso de fermentación en nuestro sistema digestivo u , en algunos casos, irritarlo en exceso por el exceso de fibra o agua. Por ello la manera de prepararlo es importante y cuando seguimos una alimentación equilibrada gran parte de ellos deben ser cocinados con fuego y sal para equilibrar su naturaleza más yin ( fría y húmeda ), haciéndolos más digestibles y no dejando que se den indeseables fermentaciones.

  • pH sanguíneo

La sangre de los humanos es ligeramente alcalina, dentro de la escala del 0 al 14 la sangre humana debe estar entre 7,34 y 7,45, es decir, ligeramente alcalina. Para nuestra salud y supervivencia mantener unos correctos niveles de acidez y alcalinidad es vital. Generalmente son 3 factores los que producen acidosis;

  1. La alimentación; es el factor más importante y la dieta occidental es rica en alimentos acidificantes como carne, huevos, grasas trans, alimentos refinados, etc. ( es decir, un exceso de yang y yin extremos ).
  2. La polución, es otra fuente que puede inducir a la acidosis.
  3. El estrés emocional o ejercicio físico extremo conducen a una acidosis.

El cuerpo, como no, lucha continuamente para equilibrar el pH ácido y seguir viviendo. Utiliza un sistema llamado tampón y utiliza los minerales del cuerpo para restablecer el equilibrio, después los riñones, pulmones y también la piel se encargaran de eliminar los residuos ácidos. Pero el cuerpo tiene un límite para neutralizar y eliminar estos ácidos y cuando no se eliminan se acumulan y preparan un terreno idóneo para la enfermedad.

Por todo esto es importante que nuestra alimentación sea mayormente alcalina, es decir, que este compuesta en su mayoría por alimentos alcalinizantes. Como bien desmosto hace ya muchos años, Otto Warburg premio nobel de medicina en 1932. ¿ Y, cuales son los alimentos más alcalinos ? La mayoría de los alimentos vegetales son alcalinos y los ácidos la mayoría de los alimentos animales. Otros muchos son ligeramente ácidos, como algunos cereales integrales, pero en estos casos utilizaremos el arte alquímico de la cocina para reducir esa acidez. No todos los alimentos yin son alcalinos ni todos los alimentos yang son ácidos, deberemos comprender esta naturaleza ( Aquí no será desarrollado el tema ).

  • Índice Glucémico (IR) y Carga Glucémica (CG ):

El índice glucémico dice a qué velocidad ingresa ese azúcar en la sangre y nos da una referencia de la calidad de este. Cuanto menor sea el índice glucémico mayor calidad tendrá ese alimento respecto a sus carbohidratos y glucemia. Por norma general el índice glucémico debe ser menor o igual a 55.

La carga glucémica nos dice cual es la cantidad de carbohidratos o azúcares presentes en el alimento, por lo tanto, nos habla de la cantidad. En este caso también cuando menor sea la carga menor. Generalmente se recomienda que sea igual o menor a 20.

Ciertamente tanto el pH del alimento como el ID y la CG no nos deberían importar demasiado. Siguiendo las leyes del yin y del yang y observando dentro y fuera de nosotros somos capaces de alimentarnos de una forma adecuada. Pero démosle a la mente esta información a modo de tregua.

NUESTRO SENTIR

La naturaleza nos provee a todos sin hacer distinciones, pero dentro de este macrocosmos existen microcosmos que somos nosotros/as mismos/as. Debemos observar cómo nos sienta cada alimento que ingerimos y si vemos que algunos no nos siente bien, dejar de consumirlo, porque eso quiere decir a no ha sido creado para nosotros/as.

Ahora, observemos fuera:

Si el universo nos da una razón por la que existir, a la naturaleza también se la da y esta se muestra de acuerdo a su vocatio ( algo que a nosotros los humanos nos cuesta más ). Cada lugar, cada estación, cada momento desarrolla un tipo de clima, un tipo de alimento y un tipo de personas ( constitución  y condición).

Esta obra de arte de la naturaleza tiene esa capacidad. Nosotros/as como parte de ella, deberíamos agradecer al padre y a la madre, por brindarnos los alimentos que necesitamos en cada lugar y en cada momento para que religemos con las influencias tanto celestes como terrestres y Unificarnos en esta existencia. Pero nuestros deseos, miedos, ira, envidias, dudas, no nos dejan, porque nos gobiernan en vez de que las gobernemos. Si la naturaleza provee a sus hijos e hijas de coco, el coco será un gran alimento para los lugareños. !Pero si la naturaleza no te provee a ti del coco porque no haces caso a tus progenitores! Antes de abandonar el nido deberías dejar de lado la arrogancia y entregarte al orden natural antes de pensar que estas sobre él. Alza tu mirada para poder ver más allá de lo que sólo es bueno para ti. ¡Cierto! el coco puede hacerte bien, pero deberías medir verdaderamente ese bien si es verdadero o hasta donde alcanza su virtud.

¿Con esto que queremos decir? Que la madre naturaleza nos brinda con sus mejores alimentos en el lugar y en el momento adecuado ( lugar y estacionalidad ), ella no duda, sólo lo hacemos nosotros/as. Deberíamos alimentarnos, por lo menos en un 90% de lo que ella nos ofrece, no deberíamos ofenderla, ya que si no somos agradecidos, puede que un día nos quite lo que pensábamos que legítimamente era nuestro.

Ella es muy sabia. Cuando una estación es muy yang ( verano = yang en el yang ), ella nos brinda alimentos más yin ( verduras de hojas verdes y frutas acuosas, yin en el yin ). Y así, continuamente. Si fuera esta yang y nosotros/as nos respetamos su ley y consumimos alimentos yang ( carne, quesos, huevos, etc…), enfermaremos. Si fuera esta yin y nosotros/as no observamos y consumimos alimentos yin ( frutas, helados, exceso de líquidos ), enfermaremos.

Debemos poner atención en la naturaleza, dentro y fuera de todos nosotros/as.

Resumiendo:

-90-95% de nuestros deben ser de origen vegetal y de estos un 670% cereales, legumbres, frutos secos, semillas, tubérculos y raíces.

-Debemos consumir entre un 5-10 de alimento de origen animal.

-Debemos consumir alimentos de nuestro entorno, estación y producidos naturalmente.

-Debemos observar nuestro cuerpo y sentir como nos sientan estos alimentos, porque dentro de la naturaleza general tenemos pequeñas naturalezas con diferentes realidades.

Un abrazo

Egoitz

Final de Verano

 

El verano es una época y estación que representa al Fuego, el yang en el yang, caliente y seca Es una época donde la máxima expresión de la vida y la muerte confluyen. Por un lado, en verano podemos saborear los frutos maduros que nos brindan los demás ciclos ( otoño, invierno y primavera ) y por otro es el final de un proceso que nos ofrece toda la experiencia vivida durante las estaciones anteriores, estaciones de interiorización, generación y reencarnación. El fruto del verano nos ofrece la posibilidad de deleitarnos con sus elixires, sus experiencias. Pero a la vez nos indica que es el final de un proceso, y al deleitarnos nuestros paladares y estómagos con esos elixires estamos matando a esa creación. Pero no sufrimos por esa muerte, ya que es un proceso natural de vida y esa misma muerte indica el comienzo de un nuevo proceso o mejor dicho, con la continuación que será recreada con un nuevo proceso de interiorización en otoño, cuando el solsticio de septiembre nos visite.

 

Es por ello que muchas veces sufrimos el tan famoso síndrome post vacacional. Los motivos, claro, pueden ser varios, pero, la pregunta sería ¿ Porque se nos hace tan duro volver a comenzar un proceso, natural y necesario para la vida? La respuestas son varias y podemos enfocarlas desde varios aspectos, pero sobre todo son físicos y psíquicos:

  1. Cuando en verano hemos abusado de alimentos y bebidas frías. El Huandi Nei Jing Su Wen ya nos advierte de que en verano debemos cultivar el yang, pero ¿qué es cultivar el yang?. El yang representa lo externo, lo  dinámico, lo caliente, etc… Quiere decir que en verano debemos mantener el Qi en nuestra parte externa para que nuestros poros se mantengan abiertos y el cuerpo puede transpirar correctamente, de este modo el corazón podrá eliminar el calor, es decir, que en verano sudar es lo correcto, sobre todo en los sobacos y el canalillo. De esta manera podemos eliminar el calor en exceso que tanto el clima estacional como un estilo de vida más dinámico y activo se generan en esta época. Pero si tomamos muchos alimentos y bebidas frías el cuerpo se contrae, los poros se cierran y la sangre se enfría y espesa, con lo que el hígado también se daña ( al hígado no le gusta el frío ) y no moviliza la sangre correctamente. Cuando el hígado se bloquea, a nivel emocional también notaremos inestabilidad y depresión o estado de ánimo bajo, a nivel físico digestiones pesadas, piernas pesadas y cansancio, dolor en el costado, tensión muscular y nos costará volver a nuestra rutina. Además el cuerpo comenzará a tener síntomas como fiebre, mucosidades, diarrea y catarros, tos generalmente síntomas que padecemos porque el cuerpo quiere expulsar ese frío

No dudéis que tanto el hígado como el corazón son calientes, pero si para enfriar la cabeza tomamos alimentos y bebidas de naturaleza fría sufrirán. Por otro lado si tomamos alimentos muy calientes también sufrirán, por eso si no piensas demasiado ya te he dicho cual es la mejor naturaleza termina para nutrir al cuerpo en verano.

Cuando en verano no hemos respetado los mandatos del Cielo y su final nos produce nostalgia, una alimentación a base de cereales integrales, legumbres, raíces y eliminando los alimentos y bebidas frías nos ayudarán a recobrar la salud, sobre todos cocinándolos largamente, presión, salteados largos, nishime y también vapor y escaldados.

Sabores picantes y dulces ( pero si conoces al que guarda la sangre sabrás que el dulce le gusta el ácido le fortalece y el picante lo debilita ) nos ayudarán a generar calor y eliminar el frío y si el hígado está muy débil ácidos también ayudarán a que las energías vuelvan a fluir correctamente, podemos beber infusión de romero con regaliz, romero con regaliz y jengibre o si el hígado esta débil agua caliente con jengibre, limón y miel. Las proporciones te las darán la experiencia.

Realizar actividades físicas que no nos hagan sudar demasiado pero si un poco para calentar el cuerpo y eliminar el frío como caminar ligeramente serán geniales.

Baños de agua con sal también nos ayudarán en este propósito.

  1. Cuando el bloqueo viene desde el lado 3º campo de Cinabrio o Psiquis. Los motivos que mueven a este campo según la persona pueden ser varios, pero tratare los más comunes. No debemos de olvidar que el verano es el yang en el yang y el otoño el yin en el yang, así es que el Qi nos pide comenzar a ir hacia el interior y calma. Veamos los motivos más comunes.

El primero es cuando estoy viviendo una vida que no quiero ( trabajo, pareja, familia, etc… ). En verano muchas veces cambiamos de rutina, lugares, etc… y “podemos ” ser como realmente somos y disfrutamos o por el contrario abusamos de estímulos ( comida, bebida, etc…) que enmascaran nuestra realidad, es una compensación. En cambio, el resto del año vivimos una vida que nos ahoga, sea cual sea el motivo o cuando nos quitan esos estímulos vemos nuestra realidad cara a cara y se nos hace insoportable. A finales de verano volver a esa rutina se nos hace tremendamente duro y para poder sobrellevar esa carga, nuestro psiquismo, simplemente, cae en depresión. Pero en realidad esta depresión no es más que un sistema de protección de nuestro inconsciente para soportar la carga.

 

El segundo es más habitual en las persona que dicen no sentirse a gusto o tristes en otoño. Generalmente son personas que no quieren hacer nada de introspección y prefieren vivir  lo externo, en el mundo paralelo que se han creado para no afrontar su desarrollo interno. El otoño es un movimiento o tipo de Qi que nos ayuda a ir hacia dentro, a conocernos a nosotros/as  mismos/as y para muchas personas esto es una labor muy pesada que no quieren afrontar, por eso el final de verano y el otoño se les hace cuesta arriba.

Por supuesto, en estos casos a parte de las recomendaciones anteriores buscar ayudar para desbloquear este autosabotaje y aprender a hacer introspección son indispensables, porque cada momento y etapa son necesarios y deben ser realizados según las leyes de la naturaleza.

Feliz vuelta a la “rutina”

 

Egoitz Garro Hernaiz

 

Los Fundamentos, la Filosofía y La Enseñanza Clásica. Artículo 1

Cuando definimos la macrobiótica, la definimos como una filosofía y/o estilo de vida basado en la naturaleza y comprendido mediante el yin y el yang. Esta definición pude ser y es correcta según desde el prisma que se haya realizado o más bien desde la “realidad” que lo vive. Todo puede ser real y no ser Verdadero, más en este mundo relativo, es decir, que algo que ahora es real para ti mañana puede que no lo sea. TODO CAMBIA. Esta es una máxima de la filosofía Macrobiótica. La única constante es el cambio. Queramos o no, lo único que retiene algo impasible en el tiempo, y que además nos atrapa, es la mente.

Esta pequeña entrada era para haceros ver que tan importantes son los fundamentos en una vía, fundamentos que iremos entendiendo e integrando poco a poco y con la experiencia y la ayuda, sobre todo, de alguien que ya los haya experimentado antes que nosotros/as, esa es la Verdadera enseñanza y la transmisión tradicional donde el tiempo y el dinero no son un límite y el único límite es el que la persona pone en su proceso personal, único e intransferible.

Una enseñanza clásica difiere de las demás en muchos aspectos, pero uno de ellos es el de la filosofía. Antes de nada uno o una debe desarrollar su virtud, la moral y la ética. Si la enseñanza no apunta hacia el conocimiento de la persona y , por ende, a la unión del corazón-mente, esta se desvirtuará y con ello e lugar desde donde se realiza y a donde llegará. Una buena enseñanza debe darse como un buen cocido, lentamente, sin prisa pero sin pausa, con paciencia, con compromiso y determinación con una transmutación constante.
Por todo esto, personalmente, defino la Macrobiótica como una vía, una vía para encontrarnos a nosotros/as mismos/as y ayudar a encontrarse a los demás. La vías son para recorrerlas y para que uno religue con su naturaleza más primigenia y puede llegar a Ser quien Verdaderamente es. Pero para ello es inevitable que conozcamos su fundamentos y los practiquemos desde la COHERENCIA, y estos desarrollaran en nosotros la FILOSOFIA que nos dotará de una ÉTICA y MORAL.
Una persona sin fundamentos es como un puerto sin faro, como un barco a la deriva. La filosofía nos va a proporcionar una ética y una moral que nos va ayudar a entender la vida y nos dará la dirección necesaria para dirigirnos a donde Verdaderamente debemos hacerlo, dejando caer paso a paso todo lo podrido en nosotros/as.
Antes comenzar a prender a alimentarnos de una manera o, por lo menos mientras lo hacemos, deberíamos ir bien acompañados por la filosofía y SOBRE TODO, ser COHERENTES con ella. Todo ello nos hará ser honrados y honradas. Nos acercará al desarrollo de la virtud que nos dé la Verdadera libertad.

2

Mi experiencia me dice que comer de una determinada manera no nos proporciona la
verdadera libertad, quizás si salud, pero no la Verdadera libertad. La libertad y el desarrollo de
la virtud vendrán de la aplicación coherente que hagamos de la ética y de la moral que nos
proporcionan nuestros fundamentos en cada aspecto de nuestra vida, ya que la alquimia es
constante y no puede separarse de cada acción que realicemos.
Cuando realmente sintamos que estamos aplicando los fundamentos tanto en nuestra manera
de comer, de comportarnos con los demás, de cómo llevamos a cabo nuestros proyectos,
trabajos, relaciones, etc… entonces es cuando realmente estaremos recorriendo la vía.
Cuidado que esto no implica no errar, error y corrección van unidos de la mano y siempre nos
ayudarán a avanzar, siempre y cuando no quedemos atrapados/as en la batalla del tan
malintencionadamente divulgado axioma de lo bueno y de lo malo, de lo correcto y de lo
incorrecto, del pecador y la pecadora.

Alquimia y Macrobiótica

La alquimia es un proceso que se trabaja para que cada persona sepa quién es y sea quien Es. Se trata de despojarse de aquello que no es hasta que emerja su Verdadera naturaleza, es decir, que se despoje poco a poco de todas las mascaras que ha ido construyendo hasta llegar a Ser lo que Verdaderamente Es. Para ello en la vía Macrobiótica disponemos de diferentes herramientas:

  1. Alquimia Interna: el alimentarnos conscientemente nos dirige más allá del placer y la glotonería, el modo en el que nos alimentamos repercute tanto en nuestra salud como en nuestro medio ambiente, economía y libertad personal y social. Por otro lado mediante los elementos de la cocina y los métodos de elaboración conseguimos realizar la alquimia de los alimentos para adaptarlos a nuestras necesidades, religar lo interno con lo externo y llegar a la Unidad.

2.Alquimia del ejercicio: cuando ejercitamos correctamente el cuerpo logramos:

-Mejorar en la circulación

-Mayor oxigenación

-Fortalecer nuestros músculos y huesos

-Mayor flexibilidad

-Fortalecer nuestras defensas

-Soltar nuestros bloqueos físicos y psíquicos.

Por otro lado realizando ejercicio conscientemente y trabajando partes concretas del cuerpo son de gran ayuda para estar sanos y mediante la consciencia del cuerpo darnos cuenta de lo que vivimos y como lo vivimos, para ayudarnos de este modo a soltar aquello donde estamos atrapados/as.

3.La Alquimia de la Meditación: el silencio y la no acción los utilizamos para dejar de ser todo aquello que no somos y para abrir o despertar nuevas percepciones. Es una parte muy importante de la alquimia interna.

  1. Alquimia externa:  este proceso es el momento de probarnos a nosotros/as mismos/as respecto a nuestro entorno. Observar cómo nos comportamos, como actuamos, porqué, cuáles son nuestros hábitos, etc…