Final de Verano

 

El verano es una época y estación que representa al Fuego, el yang en el yang, caliente y seca Es una época donde la máxima expresión de la vida y la muerte confluyen. Por un lado, en verano podemos saborear los frutos maduros que nos brindan los demás ciclos ( otoño, invierno y primavera ) y por otro es el final de un proceso que nos ofrece toda la experiencia vivida durante las estaciones anteriores, estaciones de interiorización, generación y reencarnación. El fruto del verano nos ofrece la posibilidad de deleitarnos con sus elixires, sus experiencias. Pero a la vez nos indica que es el final de un proceso, y al deleitarnos nuestros paladares y estómagos con esos elixires estamos matando a esa creación. Pero no sufrimos por esa muerte, ya que es un proceso natural de vida y esa misma muerte indica el comienzo de un nuevo proceso o mejor dicho, con la continuación que será recreada con un nuevo proceso de interiorización en otoño, cuando el solsticio de septiembre nos visite.

 

Es por ello que muchas veces sufrimos el tan famoso síndrome post vacacional. Los motivos, claro, pueden ser varios, pero, la pregunta sería ¿ Porque se nos hace tan duro volver a comenzar un proceso, natural y necesario para la vida? La respuestas son varias y podemos enfocarlas desde varios aspectos, pero sobre todo son físicos y psíquicos:

  1. Cuando en verano hemos abusado de alimentos y bebidas frías. El Huandi Nei Jing Su Wen ya nos advierte de que en verano debemos cultivar el yang, pero ¿qué es cultivar el yang?. El yang representa lo externo, lo  dinámico, lo caliente, etc… Quiere decir que en verano debemos mantener el Qi en nuestra parte externa para que nuestros poros se mantengan abiertos y el cuerpo puede transpirar correctamente, de este modo el corazón podrá eliminar el calor, es decir, que en verano sudar es lo correcto, sobre todo en los sobacos y el canalillo. De esta manera podemos eliminar el calor en exceso que tanto el clima estacional como un estilo de vida más dinámico y activo se generan en esta época. Pero si tomamos muchos alimentos y bebidas frías el cuerpo se contrae, los poros se cierran y la sangre se enfría y espesa, con lo que el hígado también se daña ( al hígado no le gusta el frío ) y no moviliza la sangre correctamente. Cuando el hígado se bloquea, a nivel emocional también notaremos inestabilidad y depresión o estado de ánimo bajo, a nivel físico digestiones pesadas, piernas pesadas y cansancio, dolor en el costado, tensión muscular y nos costará volver a nuestra rutina. Además el cuerpo comenzará a tener síntomas como fiebre, mucosidades, diarrea y catarros, tos generalmente síntomas que padecemos porque el cuerpo quiere expulsar ese frío

No dudéis que tanto el hígado como el corazón son calientes, pero si para enfriar la cabeza tomamos alimentos y bebidas de naturaleza fría sufrirán. Por otro lado si tomamos alimentos muy calientes también sufrirán, por eso si no piensas demasiado ya te he dicho cual es la mejor naturaleza termina para nutrir al cuerpo en verano.

Cuando en verano no hemos respetado los mandatos del Cielo y su final nos produce nostalgia, una alimentación a base de cereales integrales, legumbres, raíces y eliminando los alimentos y bebidas frías nos ayudarán a recobrar la salud, sobre todos cocinándolos largamente, presión, salteados largos, nishime y también vapor y escaldados.

Sabores picantes y dulces ( pero si conoces al que guarda la sangre sabrás que el dulce le gusta el ácido le fortalece y el picante lo debilita ) nos ayudarán a generar calor y eliminar el frío y si el hígado está muy débil ácidos también ayudarán a que las energías vuelvan a fluir correctamente, podemos beber infusión de romero con regaliz, romero con regaliz y jengibre o si el hígado esta débil agua caliente con jengibre, limón y miel. Las proporciones te las darán la experiencia.

Realizar actividades físicas que no nos hagan sudar demasiado pero si un poco para calentar el cuerpo y eliminar el frío como caminar ligeramente serán geniales.

Baños de agua con sal también nos ayudarán en este propósito.

  1. Cuando el bloqueo viene desde el lado 3º campo de Cinabrio o Psiquis. Los motivos que mueven a este campo según la persona pueden ser varios, pero tratare los más comunes. No debemos de olvidar que el verano es el yang en el yang y el otoño el yin en el yang, así es que el Qi nos pide comenzar a ir hacia el interior y calma. Veamos los motivos más comunes.

El primero es cuando estoy viviendo una vida que no quiero ( trabajo, pareja, familia, etc… ). En verano muchas veces cambiamos de rutina, lugares, etc… y “podemos ” ser como realmente somos y disfrutamos o por el contrario abusamos de estímulos ( comida, bebida, etc…) que enmascaran nuestra realidad, es una compensación. En cambio, el resto del año vivimos una vida que nos ahoga, sea cual sea el motivo o cuando nos quitan esos estímulos vemos nuestra realidad cara a cara y se nos hace insoportable. A finales de verano volver a esa rutina se nos hace tremendamente duro y para poder sobrellevar esa carga, nuestro psiquismo, simplemente, cae en depresión. Pero en realidad esta depresión no es más que un sistema de protección de nuestro inconsciente para soportar la carga.

 

El segundo es más habitual en las persona que dicen no sentirse a gusto o tristes en otoño. Generalmente son personas que no quieren hacer nada de introspección y prefieren vivir  lo externo, en el mundo paralelo que se han creado para no afrontar su desarrollo interno. El otoño es un movimiento o tipo de Qi que nos ayuda a ir hacia dentro, a conocernos a nosotros/as  mismos/as y para muchas personas esto es una labor muy pesada que no quieren afrontar, por eso el final de verano y el otoño se les hace cuesta arriba.

Por supuesto, en estos casos a parte de las recomendaciones anteriores buscar ayudar para desbloquear este autosabotaje y aprender a hacer introspección son indispensables, porque cada momento y etapa son necesarios y deben ser realizados según las leyes de la naturaleza.

Feliz vuelta a la “rutina”

 

Egoitz Garro Hernaiz

 

Los Fundamentos, la Filosofía y La Enseñanza Clásica. Artículo 1

Cuando definimos la macrobiótica, la definimos como una filosofía y/o estilo de vida basado en la naturaleza y comprendido mediante el yin y el yang. Esta definición pude ser y es correcta según desde el prisma que se haya realizado o más bien desde la “realidad” que lo vive. Todo puede ser real y no ser Verdadero, más en este mundo relativo, es decir, que algo que ahora es real para ti mañana puede que no lo sea. TODO CAMBIA. Esta es una máxima de la filosofía Macrobiótica. La única constante es el cambio. Queramos o no, lo único que retiene algo impasible en el tiempo, y que además nos atrapa, es la mente.

Esta pequeña entrada era para haceros ver que tan importantes son los fundamentos en una vía, fundamentos que iremos entendiendo e integrando poco a poco y con la experiencia y la ayuda, sobre todo, de alguien que ya los haya experimentado antes que nosotros/as, esa es la Verdadera enseñanza y la transmisión tradicional donde el tiempo y el dinero no son un límite y el único límite es el que la persona pone en su proceso personal, único e intransferible.

Una enseñanza clásica difiere de las demás en muchos aspectos, pero uno de ellos es el de la filosofía. Antes de nada uno o una debe desarrollar su virtud, la moral y la ética. Si la enseñanza no apunta hacia el conocimiento de la persona y , por ende, a la unión del corazón-mente, esta se desvirtuará y con ello e lugar desde donde se realiza y a donde llegará. Una buena enseñanza debe darse como un buen cocido, lentamente, sin prisa pero sin pausa, con paciencia, con compromiso y determinación con una transmutación constante.
Por todo esto, personalmente, defino la Macrobiótica como una vía, una vía para encontrarnos a nosotros/as mismos/as y ayudar a encontrarse a los demás. La vías son para recorrerlas y para que uno religue con su naturaleza más primigenia y puede llegar a Ser quien Verdaderamente es. Pero para ello es inevitable que conozcamos su fundamentos y los practiquemos desde la COHERENCIA, y estos desarrollaran en nosotros la FILOSOFIA que nos dotará de una ÉTICA y MORAL.
Una persona sin fundamentos es como un puerto sin faro, como un barco a la deriva. La filosofía nos va a proporcionar una ética y una moral que nos va ayudar a entender la vida y nos dará la dirección necesaria para dirigirnos a donde Verdaderamente debemos hacerlo, dejando caer paso a paso todo lo podrido en nosotros/as.
Antes comenzar a prender a alimentarnos de una manera o, por lo menos mientras lo hacemos, deberíamos ir bien acompañados por la filosofía y SOBRE TODO, ser COHERENTES con ella. Todo ello nos hará ser honrados y honradas. Nos acercará al desarrollo de la virtud que nos dé la Verdadera libertad.

2

Mi experiencia me dice que comer de una determinada manera no nos proporciona la
verdadera libertad, quizás si salud, pero no la Verdadera libertad. La libertad y el desarrollo de
la virtud vendrán de la aplicación coherente que hagamos de la ética y de la moral que nos
proporcionan nuestros fundamentos en cada aspecto de nuestra vida, ya que la alquimia es
constante y no puede separarse de cada acción que realicemos.
Cuando realmente sintamos que estamos aplicando los fundamentos tanto en nuestra manera
de comer, de comportarnos con los demás, de cómo llevamos a cabo nuestros proyectos,
trabajos, relaciones, etc… entonces es cuando realmente estaremos recorriendo la vía.
Cuidado que esto no implica no errar, error y corrección van unidos de la mano y siempre nos
ayudarán a avanzar, siempre y cuando no quedemos atrapados/as en la batalla del tan
malintencionadamente divulgado axioma de lo bueno y de lo malo, de lo correcto y de lo
incorrecto, del pecador y la pecadora.

Alquimia y Macrobiótica

La alquimia es un proceso que se trabaja para que cada persona sepa quién es y sea quien Es. Se trata de despojarse de aquello que no es hasta que emerja su Verdadera naturaleza, es decir, que se despoje poco a poco de todas las mascaras que ha ido construyendo hasta llegar a Ser lo que Verdaderamente Es. Para ello en la vía Macrobiótica disponemos de diferentes herramientas:

  1. Alquimia Interna: el alimentarnos conscientemente nos dirige más allá del placer y la glotonería, el modo en el que nos alimentamos repercute tanto en nuestra salud como en nuestro medio ambiente, economía y libertad personal y social. Por otro lado mediante los elementos de la cocina y los métodos de elaboración conseguimos realizar la alquimia de los alimentos para adaptarlos a nuestras necesidades, religar lo interno con lo externo y llegar a la Unidad.

2.Alquimia del ejercicio: cuando ejercitamos correctamente el cuerpo logramos:

-Mejorar en la circulación

-Mayor oxigenación

-Fortalecer nuestros músculos y huesos

-Mayor flexibilidad

-Fortalecer nuestras defensas

-Soltar nuestros bloqueos físicos y psíquicos.

Por otro lado realizando ejercicio conscientemente y trabajando partes concretas del cuerpo son de gran ayuda para estar sanos y mediante la consciencia del cuerpo darnos cuenta de lo que vivimos y como lo vivimos, para ayudarnos de este modo a soltar aquello donde estamos atrapados/as.

3.La Alquimia de la Meditación: el silencio y la no acción los utilizamos para dejar de ser todo aquello que no somos y para abrir o despertar nuevas percepciones. Es una parte muy importante de la alquimia interna.

  1. Alquimia externa:  este proceso es el momento de probarnos a nosotros/as mismos/as respecto a nuestro entorno. Observar cómo nos comportamos, como actuamos, porqué, cuáles son nuestros hábitos, etc…